http://articulos.giffmex.org > nuevo testamento > 1 tesalonicenses

La carta profesa ser del apóstol Pablo, juntamente con Silvano (Silas) y Timoteo (1.1).


La carta no dice mucho acerca de la situación de Pablo cuando escribe esta carta. No menciona nada para darnos la impresión de que está en la cárcel.


Cuando leemos 1 Tesalonicenses y lo comparamos con Hechos 17.1-9, podemos ver claramente la relación entre Pablo y los destinatarios, y la situación que provocó la composición de esta carta.

  • Pablo y sus colegas (de aquí en adelante "los apóstoles") llegaron a la ciudad de Tesalónica durante su segundo viaje misionero (Hechos 17), después de ser maltratado por la gente de Filipos (2.2).
  • Pablo pasó tres semanas predicando y argumentando en la sinagoga (Hechos 17). Algunos judíos, muchos “temedores de Dios”, y algunas mujeres prominentes se convirtieron.
  • Los Cristianos en Tesalónica (de aquí en adelante "los Tesalonicenses") tuvieron una conversión poderosa (1.6-10).
  • No es muy claro cuánto tiempo más los apóstoles estuvieron en Tesalónica.
  • Los apóstoles llegaron a amar a los Tesalonicenses (3.12), compartiendo sus vidas con ellos (2.8), animando y consolándolos (2.11-12), actuando con ellos con ternura (2.7), trabajando día y noche para no ser carga para ellos (2.9) mientras quedaban con ellos en sus casas.
  • Los apóstoles advirtieron a los Tesalonicenses que estos experimentarían persecución (3.4).
  • Los Judíos incitaron un alboroto; llevaron a Jasón y a otros ante las autoridades; los Cristianos Tesalonicences tuvieron que enviar a Pablo y Silas a Berea para escapar (Hechos 17).
  • Así que los apóstoles fueron arrancados de Tesalónica (2.17-18) antes de que puderion terminar de instruir y fortalecer a los Tesalonicenses.

Vemos que al escribir la carta, Pablo y sus colegas están muy preocupados y angustiados por el bienestar espiritual de los Tesalonicenses:

  • "deseábamos ardientemente ver vuestro rostro. Por eso quisimos ir a vosotros, yo, Pablo, ciertamente una y otra vez, pero Satanás nos estorbó" (2.17-18)
  • "Por eso, no pudiendo soportarlo más, acordamos quedarnos solos en Atenas, y enviamos a Timoteo" (3.1)
  • "Por eso también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, pues temía que os hubiera tentado el tentador y que nuestro trabajo hubiera resultado en vano." (3.8)

Esta preocupación tiene su origen en la forma abrupta en que Pablo tuvo que salir de Tesalónica en su segundo viaje misionero, debido a la persecución.

  • "En cuanto a nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón..." (1 Tesalonicenses 2.17)
  • "Al oir esto, el pueblo y las autoridades de la ciudad se alborotaron. Pero después de obtener fianza de Jasón y de los demás, los soltaron. Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea." (Hechos 17.8-10)

Su salida repentina de Tesalónica no le permitió terminar el proceso de discipulado de estos nuevos creyentes. Y Pablo sabe que desde su salida, la persecución de los Cristianos en Tesalónica no se ha detenido:

  • "Vosotros vinisteis a ser imitadores nuestros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación" (1.6)
  • "habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos." (2.14)
  • "a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones" (3.3)
  • "Cuando estábamos con vosotros os predecíamos que íbamos a pasar tribulaciones; y así sucedió, como bien sabéis" (3.4)

Pablo quiso asegurar de que la fe de ellos sea bien establecida y fuerte. Por esta razón envió a Timoteo. Y ahora escribe la carta con gozo porque Timoteo ha regresado con buenas noticas: los Tesalonicenses han seguido fiel a Jesucristo a pesar de la oposición que han experimentado.

  • "enviamos a Timoteo, nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe, a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones" (3.2-3)
  • "Pero cuando Timoteo regresó, nos dio buenas noticias de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, y que deseáis vernos, como también nosotros a vosotros." (3.6)

Estas buenas noticias fueron de mucho consuelo para Pablo y sus colegas.

  • "Por eso, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados al saber de vuestra fe. De modo que ahora hemos vuelto a vivir, sabiendo que estáis firmes en el Señor." (3.7-8)

Ahora Pablo escribe para expresar su gozo por la fidelidad de ellos, y darles instrucciones adicionales para suplementar el discipulado que no pudo terminar con ellos personalmente.