http://articulos.giffmex.org > nuevo testamento > apocalipsis

Las fuentes fueron muchas, pero véase especialmente David L. Barr, “John’s ironic empire” in Interpretation 63 no 1 Ja 2009, pp. 20-30, Richard B. Hays, The Moral Vision of the New Testament. (New York: HarperOne, 1996), Grant R. Osborne, “Recent Trends in the Study of the Apocalypse,” in Scot McKnight and Grant R. Osborne, The Face of New Testament Studies. (Grand Rapids: Baker Academic, 2004).


La interacción de las iglesias con las religiones paganas. Los templos paganos eran los únicos restaurantes y carnicerías de su tiempo, así que para comer carne, uno tenía que comer en el templo o comprar carne sacrificada a los ídolos y llevarla a casa a comer. Esto fue un punto sensible que afectaba la conciencia de los primeros Cristianos (véase 1 Corintios 8-10). Apocalipsis menciona este asunto en 2.14 y 2.20.


La interacción de las iglesias con el Judaísmo. Algunas de las iglesias de Apocalipsis estuvieron en conflicto con las sinagogas locales (Apocalipsis 2.9, 3.9).


La interacción de los Cristianos con la idolatría en la vida diaria en su sociedad. Los lectores de Apocalipsis estaban bajo fuerte presión social de ceder a la idolatría: culto al emperador, culto a Roma (la ciudad de Roma personificada como diosa), o culto a los numerosos dioses greco-romanos. Su participación en la vida cívica y política, los sindicatos profesionales, y muchas otras actividades obligaban prácticas idólatras. Templos, monumentos, desfiles, educación pública, conceirtos y eventos deportivos los exigían honrar al emperador y sacrificar a él y a otros dioses. Las esposas y los esclavos no podían evitar las costumbres religosas de sus hogares. Los pagos de impuestos y las compras diarias fueron realizadas con monedas que llevaban símbolos de dioses y emperadores.


La indiferencia o apatía. Algunos de los lectores de Juan se sentían satisfechos o cómodos por causa de su relativa prosperidad. Estaban en peligro de perder sus principios para acomodarse al estatu cuo idólatra de su sociedas (Apocalipsis 3.1-3, 3.15ff).


Peligros dentro de las iglesias. Había falsos maestros ('Balaam', los Nicolaitas, y 'Jezabel') influenciando algunas de las iglesias, buscando que los Cristianos asimilaran a la cultura y que practicaran la inmoralidad sexual, posiblemente la prostitución en los templos paganos (Apocalipsis 2.14-15, 2.20ff).


Es importante reconocer la influencia de estos cinco peligros, especialmente el cuarto punto, para no caer en la trampa de pensar que el único propósito de Juan en escribir Apocalipsis era para consolar a los Cristianos perseguidos. Hays, 177, lo expresa bien cuando dice que Apocalipsis fue escrito también para "afligir a los cómodos" y no solamente para "confortar a los afligidos." Esta perspectiva equilibrada acerca de Apocalipsis nos ayuda a ver la relevancia del libro para los Cristianos que no enfrentan persecución y oposición, pero sí enfrentan la tentación de ceder a la prosperidad material, a la inmoralidad, a la idolatría y a la indiferencia.