http://articulos.giffmex.org > vida cristiana > relaciones interpersonales

El amor es un tema amplio que tiene muchos aspectos como el perdón, la misericordia, la compasión, que esperamos cubrir en otros artículos. Aquí notamos el uso de las palabras de amor, amar, etc, en Mateo, más la regla de oro.

Jesús enseñó a sus discípulos a amar a sus enemigos

  • «Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.» (5.43-48)

    Podemos notar que Jesús motiva a sus discípulos con la idea que al amar a sus enemigos, ellos imitarán a Dios como los hijos imitan a sus padres. Dios muestra bondad a sus enemigos, así que sus hijos deben hacerlo también.

    Jesús también motiva a sus discípulos con el incentivo de la mayor recompensa que recibirán por amar a sus enemigos y no solo a sus seres queridos.

Jesús enseñó a sus discípulos que ellos deben amar más a él que a sus propias familias

  • «El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;» (10.37)

Jesús enseñó a sus discípulos que la ley de Moisés se puede resumir en dos exhortaciones al amor

  • «Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.» (22.35-40)
  • Similar a esta es su declaración anterior, que uno de los mandamientos que tenía que guardar era «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.» (19.19)

Jesús enseñó a sus discípulos a tratar a las personas tal como ellos quisieran ser tratados (la 'regla de oro')

  • «Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.» (7.12)

    Este pasaje no menciona específicamente la palabra 'amor', pero es tan similar a la exhortación de amar al prójimo como a uno mismo que debemos incluirlo aquí.

    Debemos notar que este versículo sigue justo después de un versiculo que habla de la bondad de Dios («Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?»), y Mateo 7.12 empieza con la frase 'así que'. Esto quiere decir que, igual como en 5.43-48, nuestro bondad hacia otras personas se basa en nuestra imitación de la bondad de Dios.