http://articulos.giffmex.org > ministerio > predicación

Las ilustraciones se encuentran en tres lugares del sermón, con diferentes propósitos:

  • En la introducción del sermón, para interesar a los oidores, y prepararlos para el tema por tratarse. Normalmente las ilustraciones que aparecen en la introducción ilustran el problema para lo cual el texto bíblico es la solución.
  • En el cuerpo del sermón, para ilustrar concretamente un punto abstracto, para hacer un punto más llamativo y memorable, o para ilustrar una manera de aplicar el punto
  • En la conclusión del sermón, para resumir el sermón o para ilustrar maneras de aplicar el sermón

Un peligro de las ilustraciones es cuando un predicador se enamora tanto de las ilustraciones que usa demasiadas, y el oidor se enfoca en las ilustraciones y no puede ver la conexión entre ellas. En lugar de ser un hilo con perlas, llega a ser una colección de perlas sin el hilo necesario para ordenarlas. Fuente: resumen de Plantinga, Reading for Preaching, 39.


Un peligro de las ilustraciones largas es que pueden apoderarse del sermón por ser muy largas. Al final de una ilustración larga es necesario ayudar a los oidores fijar su atención nuevamente al tema principal. Fuente: resumen de Plantinga, Reading for Preaching, 40.


Un peligro de una ilustración corta o breve es que muchas veces la sacamos de su contexto, y a veces nuestros oidores no saben el contexto original. Por desconocer el contexto original, los oidores podrían permanecer confundidos o hasta malinterpretar la ilustración. Fuente: resumen de Plantinga, Reading for Preaching, 40.